Saltar al contenido

Mas sobre el Programa KiVa

KiVa complementa su estrategia práctica con una serie de lecciones teóricas. Los alumnos de los colegios reciben clases a los 7,10 y 13 años para aprender a reconocer el acoso y trabajar para evitarlo. Los padres juegan un papel fundamental y los colegios organizan charlas para ayudarles a enfrentarse a problemas de acoso en sus hijos. Además, un buzón virtual recoge las denuncias anónimas de las víctimas o de los testigos del acoso.
Tres profesores de cada escuela forman el denominado equipo KiVa. Estos tres adultos son los encargados de gestionar cada caso concreto de bullying. El papel de este equipo es fundamental apoyar a la víctima y persuadir a los acosadores para que detengan sus ataques. Un 98% de los estudiantes cuya situación de bullying fue interceptada por un equipo KiVa, aseguró que su situación había mejorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *