Saltar al contenido

Inicio

Los días 1, 2 y 3 de Diciembre se desarrollo en forma exitosa este importante encuentro internacional sobre el acoso y la convivencia en la escuela. Se contó con la participación de destacados especialistas en el tema, tanto nacionales como internacionales, que expusieron sus trabajos investigativos y sus diseños de prevención e intervención en la escuela y la familia.

La gran mayoría de los expositores coincidió en señalar que el acoso en la escuela es un problema social y que cualquier estrategia que pretenda atenderlo con la debida seriedad debe tener en consideración a todos los agentes educativos, sin exclusión de nadie, lo que significa que todas las modalidades individuales o personales de intervención no son suficientes.

También se coincidió en que las acciones correctivas ante el acoso en la escuela que deben asumirse distan de ser puramente sancionadoras y aversivas, ya que, acorde a lo señalado con anterioridad, el bullying no es un problema individual y reclama medidas sociales de prevención e intervención, destacándose la gran importancia que cobra la inserción de la convivencia democrática en la escuela. La importancia de aprender a convivir no concierne únicamente a los estudiantes, como también suele pensarse, sino que ella es una construcción de relaciones interpersonales y sociales inéditas que comprende a todos los agentes educativos que se orientan a trastocar y sensibilizar los estilos de vida personales y sociales tradicionales en procura de alcanzar objetivos de provean satisfacción y bienestar en las relaciones sociales, amén de un proyecto de vida orientado a la transformación personal y social y no a la mimetización y la alienación.

No puede pasarse por alto la confirmación unánime del rol que deben desempeñar los psicólogos en los programas anti-bullying y, sobre todo, en el diseño y administración de los programas de convivencia en la escuela que deben ser implementados. El protagonismo que le alcanza a los docentes y psicólogos en el mejoramiento del clima institucional de la escuela no excluye para nada la relevancia de otros profesionales que deben ser consultados e incorporados al equipo directivo del trabajo preventivo.

El Observatorio sobre Violencia y Convivencia en la Escuela, responsable de la organización de las Jornadas expresa su agradecimiento a las brillantes exposiciones que nos brindaron Alejandro Castro Santander (Argentina), Jorge Varela (Chile), Carmen Cubero (Costa Rica) y José Saúl Bravo (Chile), invitados por nuestra institución; de igual modo el aporte de Julie Lasso Daza (Ecuador) y de todos los destacados representantes de Perú que hicieron evidente el auge que viene alcanzando el estudio del bullying en nuestro país.

También agradecemos a los participantes de las Jornadas, muchos de los cuales se trasladaron desde zonas distantes a la Capital, por su interés y compromiso con los contenidos temáticos.

Con el propósito de contribuir adicionalmente con quienes participaron de las Jornadas y con quienes no lo pudieron hacer por causas de fuerza mayor, ofrecemos el material escrito y fotográfico de este inolvidable encuentro académico profesional.

De izquierda a derecha: Jorge Varela (Chile), Carmen María Cubero (Costa Rica),

Alejandro Castro Santander (Argentina), Julio César Carozzo (Perú), Jose Saúl Bravo (Chile),

Luiz Zapata Ponce (Perú).