Sitistas y autófagas

A diferencia de las especies autófagas, que desde que nacen se pueden valer por sí mismas, el ser humano es una especie sitista que requiere de un lapso de cuidados más extenso que cualquier otro. La gran diferencia cualitativa de los humanos con otras especies sitistas es que nuestro entorno es histórico social, lo que, gracias al proceso de socialización al que quedan expuestos, los seres humanos nos proveemos de aprendizajes de toda la experiencia de la humanidad. Es la división social lo que condiciona que numerosas poblaciones de seres humanos se vean privadas e impedidas de un aprendizaje social adecuado y, por ende, su desarrollo social se vea abrumadoramente limitado. Los cambios en los individuos son una ilusión si se mantiene inalterable la inequidad del sistema. 

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

Deja un comentario