Bullying por omisión

¿Podemos decir que los directivos, docentes, auxiliares, padres de familia y estudiantes, que saben de la existencia del bullying en la escuela, y no son capaces de tomar medidas de protección y seguridad en favor de las víctimas y medidas correctivas con los agresores, también están incurriendo en violencia contra los niños, niñas y adolescentes victimizados/as? Claro que lo son, pero nuestra cultura, forjada en la hipocresía y la insolidaridad, al mejor estilo de Poncio Pilatos, nos convence de lo contrario, calma nuestra conciencia y perpetúa la indiferencia, a nombre de la cual se han cometido todo tipo de atropellos contra la humanidad.

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

24 thoughts on “Bullying por omisión

  • 14 agosto, 2014 at 4:15 am
    Permalink

    Si muchas veces las Instituciones educativas en donde se da casos de bullying las integrantes de la comunidad educativa, minimiza el problema no queriendo reconocer la gravedad de este y como afecta al estudiante victima, lo consideran juego de niños o algo fortuito, no preocupándose por tomar medidas de intervención o de prevención ante los casos.

    Reply
  • 16 agosto, 2014 at 5:17 pm
    Permalink

    En la mayoría de las Instituciones Educativas, por no decir en todas, existe el acoso escolar o bullying y por supuesto la omisión de la misma.
    Desde mi experiencia como pedagoga he observado el empeño de algunos directivos, docentes, administrativos y estudiantes por minimizar situaciones de violencia en especial el llamado bullying; ellos indican que estas situaciones no son de importancia y prefieren dejarla pasar por alto. Es allí donde se evidencia la insensibilidad, la carencia de ciertas habilidades socioemociales como la empatía, la escucha activa y la comunicación asertiva que les cuenta ponerlas en práctica.
    Considero que para poner un alto al bullying en las escuelas, lo principal es no permitir que exista la omisión de ciertos comportamientos que refieran al acoso escolar, y esto parte desde nosotros mismos, no al código del silencio ni a la omisión.

    Reply
  • 16 agosto, 2014 at 6:02 pm
    Permalink

    La naturalización de la violencia, no solo a nivel de las instituciones educativas, sino a nivel macrosocial es un síntoma que refleja la individualización en la que estamos cayendo. En las escuelas se puede ver que la violencia es parte de la dinámica relacional entre los actores de la comunidad educativa, es por ello que debemos comenzar a visibilizar y cuestionar cualquier situación o acción que pueda vulnerar al otro.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 4:13 pm
    Permalink

    La cultura de la indiferencia e individualismo se ve reflejada en todo tipo de situaciones, e especial en las que se se ven vulnerados nuestros derechos. Existe en las diversas instituciones educativas violencia escolar entre docentes y estudiantes, bullying entres estudiantes y eta práctica se ha llegado a tal punto que se esta naturalizando, es parte de lo cotidiano en las interacciones con la comunidad educativa. Po ello, creo que se debe empezar sensibilizando no sólo a la comunidad educativa, sino a toda la comunidad en general para que tomen conciencia y no sean actores pasivos de esta problemática tan presente en nuestras escuelas.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 4:29 pm
    Permalink

    Lamentablemente, el “espectador pasivo” es bastante común en los casos de bullying escolar. La indiferencia, sea por temor o por simple desidia, es preocupante, teniendo en cuenta que el maestro debería ser el nexo comunicativo en estos problemas.
    En estos casos, el docente debe generar espacios para escuchar la problemática estudiantil, a fin de generar la confianza necesaria para que ellos, libremente, puedan compartir sus inquietudes o necesidades.
    Asimismo, es importante identificar a los “mediadores o líderes escolares” que puedan ayudar en la solución de esta problemática, apoyando a sus compañeros o alertando a los docentes en caso de abuso.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 6:09 pm
    Permalink

    Actualmente se vive en un mundo tan acelerado y una cultura individualista que muchos docentes, directivos y padres de familia no dedican el tiempo necesario a abordar las situaciones de violencia que se están presentando en las instituciones educativas.
    Además es bastante arraigado el código del silencio entre los estudiantes, lo cual muchas veces no permite que situaciones de violencia sean denunciadas.

    Reply
  • 19 agosto, 2014 at 4:05 am
    Permalink

    Si es verdad, actualmente existe dentro de las instituciones educativas violencia escolar entre estudiantes, entre profesores, y profesores con estudiantes y viceversa. Son muchos los casos de violencia que se presentan y que las autoridades hacen caso omiso a estas y no toman las medias para poder revertir..
    Los padres juegan un rol muy importante para lograrlo al igual que las autoridades todos en conjunto deben trabajar coordinadamente, sensibilizando a la comunidad y dejando de minimizar los casos de violencia.

    Reply
  • 19 agosto, 2014 at 4:19 am
    Permalink

    Sabemos que algunos directivos dejan de lado el tema de “violencia” sin consideración, manifestando que dentro de sus instituciones no se presentan casos de agresión física, verbal o psicológica, etc, mencionando que solo es cuestión de juegos.
    Además, padres de familia que aconsejan a sus hijos de forma violenta: si alguno te agrede golpeándolo, has con lo mismo, provocando un ciclo de violencia en las II.EE
    Ahora que somos parte de Escuela Amiga, debemos acompañar a la comunidad educativa en brindarle la asistencia técnica para mejorar dichos niveles de violencia y promover una convivencia pacífica.

    Reply
  • 20 agosto, 2014 at 12:33 am
    Permalink

    Muchos directivos de diversas instituciones educativas aún no aceptan que existe violencia en su escuela, refiriendo que son juegos de niños o es la juventud actual, responsabilizando sólo a los padres, y no involucrándose en los actos en su propia escuela.
    Se necesita sensibilizar sobre las consecuencias de la violencia, demostrar a los estudiantes que no están solos y que se actuará ante todo tipo de violencia. Hay mucho por hacer, empezando por el darse cuenta de que no sólo la agresión física es violencia.

    Reply
  • 20 agosto, 2014 at 12:44 am
    Permalink

    Si bien es cierto las autoridades educativas se han cegado ante esta violencia que se viene dando en todos los colegios, dejando de lado sin consideración alguno para atender esta situación, manifestando en muchas ocasiones que en su colegio todo está bien y no hay violencia y que son solo juegos ya que aún son niños o adolescentes, por otro lado los padres de familia han visto como medida de protección a la violencia: es decir si te golpean golpéalo más fuerte, generando así todo un ciclo de violencia en los colegios, en algunas ocasiones por el desinterés de las autoridades educativas y por la influencia de muchos padres que han visto como medida de protección para sus hijo a la violencia. Por lo tanto frente a esta situación de revancha y omisión del bullying se debe fortalecer y sensibilizar a la comunidad educativa desde una cultura de paz.

    Reply
  • 21 agosto, 2014 at 2:15 am
    Permalink

    La familia ha dejado de funcionar desde hace tiempo como la piedra angular donde el individuo toma conciencia de su rol en la sociedad y la ausencia de sanciones ante mecanismos de acción-consecuencia negativos , lleva en muchos casos a escenarios en donde se toleran conductas inapropiadas que conllevan en la mayor parte del tiempo a comportamientos y problemas familiares en un medio social distinto al familiar en este caso el medio escolar.
    El origen del problema está en el hecho de que los padres han dejado de proporcionar a sus hijos
    algo que es fundamental en el desarrollo de individuos social mente aptos .Educación ética y valores cívicos,afecto y respeto ..

    Reply
  • 21 agosto, 2014 at 2:18 am
    Permalink

    Lamentablemente es la realidad de muchos colegios, ya que los integrantes de la comunidad educativa, están tan naturalizados con este tipo de violencia y agresión, que no se dan cuenta que debido a su indiferencia, desinterés, falta de motivación, provocan que aumente el acoso escolar. Si queremos que cambie esto, debemos de empezar cambiando nuestra actitud, preocupándonos por lo que le pasa a nuestros estudiantes, conversando con ellos, dándole confianza para que nos cuenten sus problemas, enseñándoles con el ejemplo en ponerse en el lugar del otro, en decir su opinión sin lastimar a los demás. en ser solidarios, etc.

    Reply
  • 21 agosto, 2014 at 4:06 am
    Permalink

    El bullying se ve naturalizado actualmente dentro de las instituciones educativas, y muchas de estas violencias son omitidas por los mismos directivos, docentes tomándolo como que es parte de su proceso de niñez y/o adolescencia, en tanto los padres de familia lo ven como parte de corrección a su hijo con gritos, golpes manifestando “que así solo hacen caso” o simplemente “yo sé cómo críalos” generando así todo un ciclo de violencia con carencia de valores, por ellos empecemos a sensibilizar no solo a la comunidad educativa sino también a la familia para que tomen conciencia y no sigan siendo unos espectadores y/o agresores más contrarrestando esta problemática.

    Reply
  • 21 agosto, 2014 at 5:28 am
    Permalink

    Lamentablemente sucede que los mitos o creencias que tienen algunas personas no les permite abrir los ojos a la realidad que estamos viviendo en las escuelas; menciono lo de mitos o creencias porque muchas personas consideran que estas agresiones constantes son parte de la vida y que son actitudes propias de la edad; encontrándole justificaciones a lo que nos aleja de una convivencia pacífica.

    Reply
  • 24 agosto, 2014 at 3:48 am
    Permalink

    Esta práctica denominada código del silencio me remite a la inacción de los diversos actores educativos, esta indiferencia no solo es criticable desde el punto de vista de la ética profesional y los valores solidarios que debieran promoverse en la comunidad educativa, sino que implica una falta de quienes al naturalizar las acciones de violencia en las escuelas, están incumpliendo una normativa que exige el cumplimiento de determinadas acciones preventivas y de intervención que impliquen la participación de directivos, docentes, padres de familia, estudiantes, administrativos y personal de servicio, es decir, de toda la institución.

    De esta manera, los directivos deben empoderarse y conocer sus funciones contempladas en la normativa correspondiente: la ley 29719, que promueve la convivencia sin violencia en las instituciones educativas y que determina las acciones preventivas que debe impulsar y promover el director, organizando un comité de convivencia, un plan de acción a partir de las necesidades institucionales, determinando responsables y rutas de atención cuando se presenta un caso de acoso escolar.

    Algunos factores que contribuyen a desalentar el código del silencio:
    Es conveniente que los padres alienten un diálogo con los hijos sobre sus experiencias escolares y orienten lo más aconsejable.
    Construir un clima escolar democrático y equitativo: porque el alumno que es víctima encuentra un clima de confianza y seguridad.
    Las normas que se han acordado contra el maltrato deben ser recordadas estimulando contactos pro-sociales.
    Haciendo campañas de buen trato: ayuda a las víctimas a distinguir estilos de relación y arroparse en los que le proveen seguridad y respeto en el hogar y la escuela.

    Reply
  • 24 agosto, 2014 at 7:26 am
    Permalink

    La actitud de indiferencia ante un caso de bullying los hace cómplices de violencia para quienes conociendo no la denuncian o no actúan y permiten que continué el mal trato entre estudiantes, La escusa de que este problema viene del hogar y es la familia quien debe resolverlo hace
    permanecer paralizados sin actuar para prevenir o intervenir y sumado a la falta de cultura del buen trato se agrava el problema. Entonces la alternativa seria que el comité de convivencia elabore el plan de convivencia programando actividades permanentes para sensibilizar a toda la comunidad educativa a través de acciones de prevención : campañas, talleres, concursos de afiches y sociadramas etc. y acciones de intervención a las victimas y agresores para restablecer las relaciones y restaurar el daño..

    Reply
  • 24 agosto, 2014 at 7:27 am
    Permalink

    La actitud de indiferencia ante un caso de bullying los hace cómplices de violencia para quienes conociendo no la denuncian o no actúan y permiten que continué el mal trato entre estudiantes, La escusa de que este problema viene del hogar y es la familia quien debe resolverlo hace
    permanecer paralizados sin actuar para prevenir o intervenir y sumado a la falta de cultura del buen trato se agrava el problema. Entonces la alternativa seria que el comité de convivencia elabore el plan de convivencia programando actividades permanentes para sensibilizar a toda la comunidad educativa a través de acciones de prevención : campañas, talleres, concursos de afiches y sociadramas etc. y acciones de intervención a las victimas y agresores para restablecer las relaciones y restaurar el daño..

    Reply
  • 24 agosto, 2014 at 10:19 pm
    Permalink

    Lamentablemente esta agresión se observa en las Instituciones educativas; donde los actores de la comunidad educativa son cómplices de estos actos; no haciendo nada por disminuir los índices de violencia, suelen decir que es solo un juego de niños.

    Reply
  • 25 agosto, 2014 at 2:49 am
    Permalink

    En el caso de los niños (que cometen bullying) se contempla desde una suspensión temporal, el cambio de escuela y como última medida, la baja permanente del sistema educativo público. Y por parte de los profesores, dependiendo de la omisión que hayan tenido, estarían incurriendo en una responsabilidad de carácter administrativo y les aplicarían la ley para servidores públicos

    Reply
  • 25 agosto, 2014 at 4:31 am
    Permalink

    El bullying por omisión es una violencia silenciosa ya que las agresiones registradas entre pares es síntoma de la violencia formativa, porque detrás de los golpes y las burlas está la cultura de la benevolencia que permite estas acciones, para erradicar estas actitudes es prioritario fomentar el dialogo y la participación en el ámbito escolar y familiar para enseñar a los niños y adolescentes que tengan la cultura del reporte.

    Reply
  • 26 agosto, 2014 at 10:44 am
    Permalink

    Comprobamos en todo momento que en las instituciones eduactivas existen indiferencia ante los casos de violencia escolar, entre ellos los casos bullying, pero está en nosotros iniciar el cambio realizando acciones preventivas y de intervención, de esta manera estamos contribuyendo en la disminucuón de la violencia escolar.

    Reply
  • 27 agosto, 2014 at 1:17 am
    Permalink

    Cuesta creerlo para aquellos que estamos involucrados en un problema que esta a flor de piel en las escuelas, que exista tanta indiferencia, lo que no saben es que los convierte en cómplices y que el problema continué,nos toca una ardua labor de sensibilización, de concientización a toda la comunidad educativa.

    Reply
  • 2 septiembre, 2014 at 2:20 am
    Permalink

    Lamentablemente es una realidad que viven los estudiantes de las diferentes Instituciones educativas debido a tanta indiferencia , a que se ha institucionalizado la violencia y lo ven como algo habitual de todos .los días y que para muchos lo señalan solo un juego que se ve todos los días, por esto es importante el trabajo de prevención en la comunidad educativa

    Reply
  • 3 septiembre, 2014 at 1:12 am
    Permalink

    Es una realidad que vivimos en la actualidad que se da en las instituciones educativas justificadas tal vez en el hecho de asumir una postura neutral frente a actuar en represalia a la violencia que se ve dia a dia lo que genera que solo se pueda comtemplar como espectadores pasivos de la violencia sin tomar una participacion protagonica para el cese del mismo.

    Reply

Deja un comentario