Reacciones de los padres (I)

Hemos recibido una pregunta de un padre de familia sobre cuales suelen ser las reacciones y respuestas que con mayor frecuencia tienen los padres del familia sobre el bullying. Aquí le ofrecemos un alcance sobre su inquietud.

Aunque les sorprenda, muchos padres de familia se mantienes ajenos a la ocurrencia del bullyng en las escuelas porque consideran que los comportamientos agresivos y confrontacionales entre niños y jóvenes es algo normal en sus relaciones interpersonales y que siempre han existido.

Otros añaden que estos actos de agresión son parte de la natural evolución que tienen que pasar los chicos en la escuela y en las relaciones con sus pares. Las relaciones de violencia son parte del aprendizaje que deben transitar los chicos, enfatizando que son los varones los más urgidos de estas prácticas.

Estas opiniones provienen de los padres de familia que tienen hijos que no son víctimas de violencia entre pares, aunque no admiten que sus hijos sean los agresores. Es probable que ellos se encuentren entre los agresores y espectadores, por ello su mayor tolerencia y permisión a situaciones de maltrato entre pares.

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

14 thoughts on “Reacciones de los padres (I)

  • 21 octubre, 2013 at 4:37 pm
    Permalink

    No sorprende encontrar padres y madres de familia que tengan esa apreciación respecto a este tema de maltrato o acoso escolar, y en cierta forma tienen algo de razón; por ejemplo cuando dicen ser natural estas formas de relación e interacción entre los adolescentes, por otro lado, el decir que siempre ha estado presente este problema en las escuelas, e incluso que, hasta muchos de ellos lo han padecido, y ahí están, vivitos y coleando. lo que no visibilizan es el impacto que ahora tienen esas conductas en los estudiantes, ni mucho menos conocen toda la dinámica del mismo. si bien los medios de comunicación se encargan de mostrarnos la magnitud el problema de la violencia instalada, producida y reproducida en las escuelas, hace falta hacer un trabajo con las familias, donde ellas se sientan como parte del problema pero también de la solución al problema. el tema de la violencia es un problema social que requiere del concurso de todos los actores, sociales, políticos educativos, etc. para su enfrentamiento y posible solución; pero que lamentablemente no se le atiende adecuadamente, el político, piensa que atender esa problemática no le da reditos políticos como si se los da “el cemento”, los actores sociales, piensan que ya todo esta perdido y que nada se puede hacer, sólo cuidar de que no te toque, los actores educativos, ni que decir, la mayor preocupación de las escuelas esta en el cúmulo de conocimientos que pueden depositar en los estudiantes, mas no en su formación integral, como un derecho, implicando el aspecto formativo, haciendo de nuestros alumnos y alumnos ciudadanos que sepan convivir con las diferencias, aceptándolas como un elemento para el crecimiento y desarrollo personal y social; que aprendan a resolver sus diferencas y desavenncias a través del diálogo y el consenso, es decir, enseñarles a ser personas que sepan, ser, hacer, y convivir.
    saludos.

    Reply
    • 22 octubre, 2013 at 12:56 am
      Permalink

      Compartimos sus opiniones y nos alegra que mantenga un vigilante interés en el problema de la violencia en la escuela.

      Reply
  • 17 agosto, 2014 at 6:04 pm
    Permalink

    Los padres no siempre se dan cuenta qué tipo de persona forman en casa. A veces no saben que sus hijos son agresores o, en otros casos, se muestran indiferentes ante esto. En otros casos, el padre también puede ser un agresor en el hogar, sin entender que esto genera un círculo de violencia que se extiende por la sociedad. Una vez más, esto se debe a la falta de comunicación.

    Los hogares necesitan una comunicación efectiva, en donde haya una escucha activa que permita expresar al hijo lo que le está sucediendo y cómo se siente frente a esa situación, solicitando el apoyo si es que lo requiere él o un compañero.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 7:55 pm
    Permalink

    No existe justificación alguna para un acto de violencia y menos de bullying, el hecho de muchos padres de familia ignoran el tema a fondo y sus consecuencias, no hace de este fenómeno social menos preocupante. Sucede todo lo contrario al creer los padres de familia que esto forma parte de su desarrollo y socialización entre su pares , no se están colocando en el lugar de las victimas. Es por ello que loa agresores casi siempre provienen de familias violentas o demasiados permisivas lo que conlleva a que estos estudiantes violenten a sus compañeros y no tengan en claro que todo tipo de violencia sólo genera mas violencia, finalmente no soluciona nada, y sólo genera mas conflictos. Es importante entonces hacer tomar conciencia a los padres que estos son son actos justificables ni que van hacer que su hijos sean mas masculinos o rudos y que de esta forma será mañana mas tarde cómo ellos lleven y resuelve sus vidas adultas.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 8:21 pm
    Permalink

    Hoy en día por el estilo de vida que tenemos, casi los padres se pasan horas de horas en el trabajo y llegan muy cansados al hogar para dedicarles tiempo a sus hijos, lo cual ha repercutido en atender y prestar atención ciertos comportamientos que podrían estar dar señales que a su hijo algo les pasa, otras veces sus hijos le cuentan lo que están viviendo y éstos padres minimizan el hecho, no acuden al colegio a indagar porque no pueden perder tiempo en ir a la escuela, otros piensan que no es nada importante y se solucionará solo.
    Por ello es vital el trabajo con lo padres a través de talleres, entrega de información, etc.

    Reply
  • 17 agosto, 2014 at 11:00 pm
    Permalink

    Nuestros estilos de vida, atareados con muchas cosas en las labores del día a día, nos olvidamos de brindar ese espacio para preocuparnos que es lo le sucede a nuestros hijos, creemos que con que tengan lo ultimo y lo de la moda es suficiente. Es por ello que muchas veces se ignora la gravedad del bullying o queremos minimizarlo. Hay que hacer tomar conciencia y dar la importancia que se debe a las señales que nuestros hijos dan.

    Reply
  • 19 agosto, 2014 at 4:09 am
    Permalink

    En primer lugar, el silencio es nuestro enemigo. No debemos callar o pasar desapercibido el bullying en la escuela, nadie está libre que nuestro hijo pueda ser víctima de bullying, al contrario, se debe acudir ante la docente de aula y/o la directora para tomar las medidas correspondientes.
    Si bien es cierto los más afectados son los agresores y la víctima, pero en el caso del observador su comportamiento es más neutral ante el acto de agresión, situación que lo incita a callar, algunas veces es amenazado por el agresor advirtiéndole que no diga nada sobre lo que observó, también se frustran al saber que no pueden hacer nada, de lo contrario podrían pasar de observadores a víctimas.
    Por ello, es importante que los padres de familia tomen conciencia de la necesidad de fortalecer el clima del aula donde se desenvuelven los estudiantes, de esta manera promovemos la convivencia pacífica, ayudamos a los otros compañeros a actuar asertivamente y no con violencia.

    Reply
  • 19 agosto, 2014 at 11:24 pm
    Permalink

    Muchos padres de familia prefieren ser observadores porque minimizan el problema real que genera la violencia escolar, sobre todo de sus involucrados, sin darse cuenta de que sabiendo del problema también se involucran. Pero, generalmente hay una cadena de violencia, practicada y naturalizada, por eso es importante afrontar el problema de la violencia en la escuela junto con los padres, involucrarlos en todo el proceso de abordaje, sean víctimas, agresores y espectadores.

    Reply
  • 22 agosto, 2014 at 1:30 am
    Permalink

    El rol de padres en el hogar es muy importante si no se pone la debida atención a ciertas situaciones que presentan sus hijos, sus hijos presentaras ciertas conductas las cuales pueden ser violentas o lo contrario, pueden generar frustración y depresión. Esto sucede a veces por ignorancia o por desconocimiento, también por que no saben como resolver algún tipo problema y prefieren hacer caso omiso a estas situaciones. Lo pero de todo es hacerse los ciegos ante estos problemas.

    Reply
  • 22 agosto, 2014 at 5:20 am
    Permalink

    Entre padres e hijos debe de existir comunicación para poder orientarlos, aconsejarlos y conocer cuales son sus problemas que puedan estar afectándolos dentro de la escuela y fuera de ella.
    Hay que estar atentos para poder abordarlos .

    Reply
  • 25 agosto, 2014 at 4:02 am
    Permalink

    Las consecuencias de esta baja implicación emocional con los hijos pueden ser verdaderamente graves. Esta falta de apoyo emocional perjudica el desarrollo del niño dificultando el desarrollo de sus habilidades sociales, de sus capacidades para comprender al otro y para manifestar y entender emociones. Estos déficits en su desarrollo pueden tener como consecuencia comportamientos desajustados e incluso, antisociales. Cuando nos mostramos indiferentes ante los problemas de nuestros hijos (o sencillamente, no nos enteramos) les estamos transmitiendo que no son importantes, que no hay tiempo para ellos, lo que causa verdaderos estragos en el desarrollo de su autoestima. El resultado de este tipo de educación es que el niño se convierte en un adulto inseguro con relaciones desajustadas

    Reply
  • 26 agosto, 2014 at 12:09 am
    Permalink

    La violencia en algunos hogares se ha ido naturalizando viéndolo como parte formativa de los estudiantes paraq ue asi ellos “aprendan a defenderse” cuando sean adultos….Esta idiosincrasia es resultado de muchos años de desconocimiento de la importancia del desarrollo de habilidades socioemocionales en los niños.

    Reply
    • 30 agosto, 2014 at 7:10 am
      Permalink

      Los padres no entienden la magnitud del problema hasta cuando les toca vivirlo en carne propia, mientras eso no ocurra sienten que es natural que los chicos se peleen, lo que nos refleja el tipo de relación que también se establecen en las familias.

      Reply
  • 2 septiembre, 2014 at 5:12 am
    Permalink

    Debido a que la violencia se ha naturalizado en diversos espacios, no nos debe sorprender las respuestas de los padres de familia ya observan la violencia como algo natural y necesario en el crecimiento de sus hijos, sin darse cuenta de que el circulo de la violencia esta creciendo cada día, causando frustración, ira que no ayudan a una convivencia pacifica en las II.EE

    Reply

Deja un comentario