Bullying homofóbico

Referirnos al bullying homofóbico es poner el acento en las formas de hostilidad y agresión que se toman contra quienes tienes una opción sexual distinta, o se presume que es así. De este modo los estudiantes que así sean percibidos por el agresor y su entorno, sufrirán las consecuencias de ello con la casi total complacencia del entorno escolar y social. Pero el bullying homofóbico también le alcanza a todos los niños y adolescentes que no son capaces de comportarse como verdaderos “hombrecitos” y lucen debilidades o vulnerabilidades que sólo pueden ostentar las mujercitas. Los varones están en la obligación de ser valientes, audaces, agresivos, toscos y todo lo demás que el estereotipo de masculinidad le obliga a los varones en nuestra cultura; y los primeros proveedores de estos prejuicios son los propios padres de familia.

Es bueno no dejar de lado este punto porque los niños son objeto de enormes presiones familiares y sociales en este aspecto, lo que acrecienta su vulnerabilidad y desconcierto.

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

2 thoughts on “Bullying homofóbico

  • 18 agosto, 2014 at 3:02 am
    Permalink

    Por lo general, este tipo de agresiones se dan a través de chistes o bromas, que es una manera sutil, pero igual de hiriente. Se suele cuestionar el “ser” del otro, como no suficientemente mujer o no suficientemente varón, ubicandolos/las en calidad de semihumanos, tal como son considerados quienes optan por otras opciones sexuales.

    Reply
  • 19 agosto, 2014 at 4:24 am
    Permalink

    Debemos implementar normas de convivencia que deben ser respetadas por todos, evitando hacer diferencias por características (orientación sexual, razas o rasgos).
    En las II.EE se debe promover el respeto por los derechos mediante actividades donde participe la comunidad educativa.
    Se ha visto que algunos docentes aún “etiquetan” a sus estudiantes, dicha actitud no es correcta. Todo lo contrario, debemos generar un clima cálido y agradable para aprender.

    Reply

Deja un comentario