Criminalizar el bullying?

En realidad a eso apuntan las iniciativas de la Procuradoría del Consejo Distrital de San Miguel.  Frente a la existencia de un conflicto escolar el recurso legal para reprimir ha sido invocado sin mayor análisis de lo que se trata de proteger.

El tema del bullying lo han dicotomizado entre la permisión y la indiferencia, por un lado, y el de ejercer un control férreo de la conducta de los estudiantes, por el otro lado. ¿En realidad debe ser así? Es así porque quienes tienen la responsabilidad de mantener la disciplina y el orden en la escuela desconocen la existencia de alternativas no violentas para resolver los conflictos y las naturales diferencias que existen entre los individuos y, entre ellos , los escolares Que sanciones han impuesto a los padres de familia que maltratan a sus hijos en forma permanente? ¿Que medidas se han tomado frente a los visibles desacatos de los padres que incumplen con proporcionar pensión alimenticia a sus menores hijos? Podemos seguir, como bien se sabe, pero solo queremos resaltar la pretensión de ciertas autoridades  de mostrarse como referentes éticos al precio del maltrato institucional hacia lo menores de los centros educativos.

 

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

2 thoughts on “Criminalizar el bullying?

  • observatorioperu123
    3 abril, 2013 at 4:15 pm
    Permalink

    Los castigos de cualquier jerarquía, solo buscan que controlar la conducta de los individuos mediante la coacción y la amenaza. No se busca que resolver los problemas sociales a partir de los correctivos institucionales de donde emerge la purulencia, sino atenazar a los individuos mas vulnerables: los niños, los jóvenes y los pobres.

    Reply
  • 2 julio, 2013 at 5:09 am
    Permalink

    finalmente quien asume las consecuencias es el menor, de forma pasiva si es la victima y activa si es el agresor, sea cual fuera el caso la violencia es aprendida, de ahi que los castigos solo son medidas sin una solucion al problema real, quien genero este modelo? basicamente los padres y lastimosamente en ocasiones reforzados inadecuadamente en la escuela por profesores poco tolerantes y con escasa capacidad para manejar conflictos.

    Reply

Deja un comentario