Sobre el llamado código del silencio

En la producción del bullying existe la concurrencia de tres agentes: el agresor, la víctima y los espectadores. Una de las particularidades más preocupantes en este problema llamado bullying es el dominio del silencio sobre lo que le ocurre a la(s) víctima(s), y que se conoce como el código del silencio o la conspiración del silencio. Esto significa que las partes involucradas en forma directa o indirecta en el bullying guardan silencio sobre los sucesos de violencia que vienen ocurriendo y, de este modo, se hace más difícil la detección de los hechos y la identificación de los agresores y de la víctima, quedando todo en el plano de la presunción.

La víctima, que debería ser la más interesada en hablar sobre lo que le pasa, es quien menos voluntad de denunciar tiene porque, además de ser amenazado por el matón, el grado de  indefensión  y de  temor  que posee es muy grande  y se convierte en el primer cómplice de su agresor. Los espectadores, que no faltan en los actos de agresión, tampoco se muestran dispuestos a denunciar al agresor por  razones diversas: miedo a que sufran las represalias del matón, porque han sido educados desde el hogar a no meterse en problemas ajenos, incapacidad y falta de habilidades para intervenir y parar la agresión o porque  disfrutan de los malos tratas contra sus compañeros. 

Existe una cultura de la indiferencia y de la insolidaridad que debe ser puesta en cuestión promoviendo una educación de los buenos tratos, de la empatía, de la solidaridad y de la convivencia democrática.

Suscríbete para recibir nuevas noticias y material sobre convivencia escolar y bullying. Sólo tienes que ingresar tu correo electrónico.

Síguemos también en Facebook

Julio César Carozzo Campos

Julio César Carozzo Campos

Fundador y presidente del Observatorio. Past Decano Nacional del Colegio de Psicólogos del Perú. Autor de numerosos libros y artículos sobre la convivencia publicados en Nueva York, México, Costa Rica y el Perú.
Julio César Carozzo Campos

Latest posts by Julio César Carozzo Campos (see all)

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

10 thoughts on “Sobre el llamado código del silencio

  • 20 enero, 2013 at 6:51 pm
    Permalink

    es entendible que en muchos de los casos los espectadores pueden tener miedo al agresor ,pero no siempre se da el caso ¿como es que no logramos ponernos en la piel de la victima y ser indiferentes frente a un ser humano ?, hasta los animales por instinto se protegen unos a otros ,lo cual me recuerda a una cancion : “yo quisiera ser civilizado como los animales “

    Reply
  • 21 enero, 2013 at 10:00 pm
    Permalink

    ya que la victima tiene cierto miedo de denunciar, yo creo que los espectadores aqui deben cumplir un papel muy importante, toda victima cambia o tiene diferente manera de comportarce, temerosos, miedosos, no quieren salir de casa, se deprimen, etc; por lo tanto los espectadores (personas de su entorno) deberiamos ayudarlos denunciando al agresor, pero antes de esto es mejor indigar bien quien es el agresor y que tipo de amenza recibe la victima para lo cual proseguir con dicha denuncia, y evitar que la victima sufra de alguna violencia.

    Reply
  • 20 febrero, 2013 at 5:01 am
    Permalink

    Es muy cierto que por temor, miedo ,nadie diga nada de lo que está pasando ya que detrás de todo esto están las amenazas tanto a la víctima como a los espectadores, es por eso que se tiene que sensibilizar a toda la comunidad educativa y formar una Cultura de Paz que se cimente en el respeto y tolerancia .

    Reply
  • 20 febrero, 2013 at 9:21 pm
    Permalink

    Opino que todo esto es totalmente verdadero y preocupante, debido a que si no hacemos algo de inmediato, esto podria seguir incrementandose. Asimismo los espectadores deben ayudar a las victimas, porque no es un problema ajeno, es un problema de todos, porque todos podemos sufrir de este problema.

    Reply
    • 20 febrero, 2013 at 9:23 pm
      Permalink

      Opino que todo esto es totalmente verdadero y preocupante, debido a que si no hacemos algo de inmediato, esto podria seguir incrementandose. Asimismo los espectadores deben ayudar a las victimas, porque no es un problema ajeno, es un problema de todos, porque todos podemos sufrir de este problema.

      Reply
  • 20 febrero, 2013 at 10:05 pm
    Permalink

    Comparto la opinion del blog, deberia ponerse más enfasis en la educación en valores y buenos tratos de la juventud no solo en las aulas sino primordialmente en sus hogares, existe mucha indiferencia en la sociedad actual, lo podemos cambiar tomando conciencia de ello a partir de un autoanalisis y empezando el cambio por nosotros mismos.

    Reply
  • 20 febrero, 2013 at 11:32 pm
    Permalink

    Considero que la ley del silencio que se da en el interior del bullying también puede verse como zona de comodidad o confort que se da entre los participantes; ” yo victima no hablo porque porque conozco el techo máximo de agresión a recibir, yo agresor guardo silencio porque esta situación me genera ventaja y guardo silencio como espectador porque el cambio me genera incertidumbre…. GRACIELA

    Reply
  • 20 febrero, 2013 at 11:36 pm
    Permalink

    creo que como toda victima es natural el miedo que uno debe sentir por el agresor que uno tiene mucho miedo de asistir a sus aulas, uno como formador debemos de tener muy encuenta este problema en el aula para parar y encontrar soluciones en estos casos .
    debemos de tomarnos el tiempo de conocer a nuestros alumnos y sobre todo hacernos amigos de ellos.

    Reply
  • 26 febrero, 2013 at 4:58 am
    Permalink

    Debemos acabar con todo esto y la mejor forma es que la victima hable y denuncie a su agresor,quizás sea difícil al inicio pero después nos sentiremos satisfechos de haber logrado erradicar este mal y con respecto a los observadores tratemos de ponernos en los zapatos de la victima ¿acaso nos gustaría ser nosotros?, no verdad, entonces denunciemos; basta de permanecer callados.

    Reply
  • 26 febrero, 2013 at 6:22 am
    Permalink

    El codigo del silencio es directamente proporcional a mayor indefensión mayor silencio;
    Si bien es cierto que existe una cultura de la indiferencia los docentes deben construir un ambiente solido, donde todos se vean como hermanos proponiendo una convivecia democrática, solidaria, con empatía y para que cada persona se sienta segura.

    Reply

Deja un comentario